Un día en Lisboa

Un día en Lisboa Dejar un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votes, average: 4,50 out of 5)
Loading ... Loading ...
que hacer en un día

Uno de los desafíos más grandes a los que podemos enfrentarnos quienes gustamos de viajar, es que ver en los sitios que visitamos, sobre todo si disponemos de poco tiempo. Pero hasta en estas circunstancias, podemos planificar una buena visita que abarque algunas de las interesantes joyas que se pondrán ante nuestros ojos.

¿Lisboa en un día?

Si existe una ciudad que nos va a presentar ese desafío, va a ser sin duda, la capital portuguesa, Lisboa. En esta localidad hay tanto que ver, que resulta complicado recomendar determinados lugares y, si el reto está en ver lo más posible en un día, la cosa se complica bastante. Sin embargo, sin riesgo a equivocarnos podemos recomendar algunas cosas a ver en un día sin necesidad de estresarnos demasiado, que de seguro será inolvidable y nos hará querer volver.

La mañana

Tras tomar un buen desayuno, cosa muy recomendable para poder aprovechar muy bien el día, hay una zona de la capital portuguesa que debemos ver, ya que a su tranquilidad innegable, de hecho Lisboa es así en casi todos su barrios, se une el hecho de contar en su territorio con tres de los monumentos más interesantes de la capital portuguesa.

Se trata de Belem. El tranvía es una opción muy recomendable para llegar hasta el barrio. Una vez allí, podremos disfrutar de la famosa Torre de Belem, emblema de la ciudad y monumento muy visto aunque no se haya estado nunca en Lisboa. Esta hermosa torre aúna arquitectura muy interesante y buenas vistas al estuario del Tajo.

Después de ver esta joya arquitectónica, podemos dirigirnos al vecino Monumento a los Descubrimientos, estatua elevada que habla de la historia de Portugal, mientras ofrece exposiciones y una panorámica muy hermosa de Belem y del río.

Tras esta visita, llega el momento de encaminar nuestros pasos a uno de los grandes encantos no solo de Lisboa, sino también de Portugal: el Monasterio de los Jeronimos. Este lugar de gran tradición y amplia historia, es uno de los sitios imprescindibles de nuestra visita

Por la tarde

La hora de la comida servirá para aprovechar para disfrutar del plato por excelencia de Portugal, el bacalao que preparan de múltiples formas, en cualquiera de los excelentes sitios que de seguro encontraremos, y para hacer recuento de los visto hasta entonces.

Posteriormente a la comida, volveremos al Centro, donde trataremos de ver otros dos encantos de la capital lisboeta, como son el Castelo de Sao Jorge, que une arquitectura y unas impresionantes vistas sobre el estuario del Tajo, y la Se o Catedral, de interesante construcción.

Si el tiempo y nuestras fuerzas nos lo permiten, podemos terminar el día dando un paseo o tomando algo en la zona de la Baixa, corazón de Lisboa, donde no debemos perdernos las Plazas del Rossio y del Comercio, muestras monumentales de la arquitectura del país luso.

Las opciones para visitar en un día en esta hermosa ciudad son muchas, por lo que la saudade que suele afectar a quien visita la ciudad, nos hará ponernos la meta de volver, cosa que de seguro repetiremos, porque quien viene a Lisboa repite.

Comentarios

Cuentanos tu experiencia:

(requerido)

(no se publicará) (requerido)


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>