Monasterio de los Jerónimos

Monasterio de los Jerónimos Dejar un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votes, average: 4,50 out of 5)
Loading ... Loading ...
monasterio jeronimos

Introducción

El Monasterio de los Jerónimos es una joya del estilo manuelino (mezcla de gótico tardío y del renacimiento) declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Diseñado por el arquitecto Diego de Boitaca, fue encargado por el rey Manuel I de Portugal (1515-1520) para celebrar el regreso de la India de Vasco de Gama.

Para disfrutar de este monumento no hace falta ser entendido en arte, ni siquiera aficionado, el monasterio impresiona por su belleza, elegancia y originalidad.

Qué ver en el Monasterio

Destacamos, en el pórtico que da al Tajo, una bonita imagen de Nuestra Señora de Belén, patrona de los marineros.

En el centro la figura de D. Henrique el navegante con espada en la mano. Hijo del rey Joao I, tercero en la línea sucesoria sin posibilidades de reinar, disponía del tiempo y los medios necesarios para dedicarse a sus verdaderas aficiones en su castillo en el cabo de San Vicente.

Sin reparar en gastos, se hizo rodear de marinos, cartógrafos y astrónomos, e impulsó numerosas expediciones por las costas africanas con la intención de propagar la fé católica y abolir el islam. Fue el impulsor ideológico y económico de la mayor parte de los descubrimientos portugueses, suspendiéndose a su muerte gran parte de las expediciones.

En el pórtico occidental, resalta una escultura que representa a D. Manuel I y su esposa, según se dice, el artista plasmó una imagen absolutamente realista de los monarcas, con lo que nos podemos hacer una idea muy aproximada de su cara y expresión.

Dentro de la Iglesia

Entrando ya en esta iglesia, para muchos una de las más bellas de Europa, llama nuestra atención el techo abovedado que se sustenta sobre finísimas columnas decoradas con arabescos, por lo que da un poco la impresión de encontrarse suspendido.

Es interesante la visita a las tumbas de los personajes ilustres que allí descansan, entre otros el escritor portugués Luís de Camões quien dedicó sus “Lusíadas”a los descubrimientos, D.Manuel I y sus descendientes, y, como no, Vasco de Gama, descubridor del camino por mar hacia la India.

En ningún caso debes perderte el claustro, también de estilo manuelino de forma cuadrangular y dispuesto en dos plantas, con una pequeña fuente en el centro rodeada de un jardincito muy bien cuidado. Los claustros estaban destinados al aislamiento y la oración, ciertamente paseando entre sus muros podrás disfrutar de una gran paz y quietud en contraposición con el ajetreo del exterior, por eso recomendamos no ir en fín de semana, se llena de gente y te privas de estos momentos de recogimiento que tanto se saborean en los viajes.

En una pequeña capilla situada en el claustro descansan, desde 1985, los restos del escritor Fernando Pessoa uno de los mayores poetas y escritores de la lengua portuguesa y la literatura europea.

En el refectorio, pueden contemplarse una serie de azulejos con escenas bíblicas.

Interesante es también la amplia Sacristía abovedada, decorada con cuadros del siglo XVII representando escenas de la vida de San Jerónimo, cuya principal aportación ha sido la traducción de la Biblia al latín (la vulgata), traducción que ha sido la oficial de la iglesia romana hasta 1979 (fecha en que se publicó la neovulgata).

Por uno de sus laterales hay unas escaleras que dan acceso a la planta superior, donde hay una entrada al coro de la iglesia, destinado en aquel tiempo a los oficios y cantos religiosos de los monjes, que permanecían allí durante siete horas diarias según las reglas de la orden.

La sala de capítulo con finísima ornamentación, es donde los monjes se reunían para la lectura de las Sagradas Escrituras y también para confesar en voz alta sus faltas y pecados. Destacamos el monumento funerario del historiador portugués Herculano por su gran belleza en el centro de la sala.

Hace 500 años había en este lugar una modesta capilla donde venían a rezar los navegantes pidiendo tener suerte en sus expediciones por el mar. Se dice que Vasco de Gama y sus hombres pasaron la noche rezando aquí antes de partir hacia la India. D. Manuel transformó la primitiva capilla en este magnífico monumento, para su gloria eterna y en acción de gracias a la Virgen de Belén, por el éxito del viaje de Vasco de Gama a la India. La construcción se inició en 1502 y terminó a finales del siglo. Se financió gracias a los impuestos obtenidos de las especias orientales.

Datos prácticos para la visita

Horarios:

Octubre a Abril de 10:00 a 17:00
Mayo a Setiembre de 10:00 a 18:30
última entrada 30 minutos antes del cierre

Entrada al templo gratuita
claustro y dependencias:
Normal: € 7
Jóvenes (15 a 25 años) : € 3,5
Portadores de tarjeta Jóven: € 2,5

Admisión gratuita: Hasta 14 años y Público en general domingos y festivos hasta las 14:00.

Cerca del Monasterio

Cuando terminemos nuestra visita podemos ocuparnos de unos menesteres más mundanos: probar los riquísimos pasteles de belem, típicamente lisboetas y que podemos conseguir en una pastelería muy cerquita del Los Jerónimos en la misma Rua de Belem. Puedes comprarlos para llevar o tomarlos en el mismo establecimiento acompañados de un café o un chocolate (precio aprox. es 5 € la caja de 6 unidades).

Son una especie de tartaleta de hojaldre con una crema tostada por encima y te dan unos sobrecitos de canela y azúcar para que si quieres los espolvorees por encima. Como dato curioso, diremos que el inventor de los pasteles de Belem fue el gallego Elías Martínez, pastelero del Monasterio de los Jerónimos, pero éstos no llegaron al público en general hasta 1837, cuando un empresario brasileño abrió el local de la Rua de Belem.

Mapa de localización

Comentarios

Cuentanos tu experiencia:

(requerido)

(no se publicará) (requerido)


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>