Un fin de semana en Lisboa

Un fin de semana en Lisboa Dejar un comentario

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votes, average: 4,00 out of 5)
Loading ... Loading ...
finde Lisboa

La capital de Portugal se abre ante nuestros ojos como una ciudad que no debemos perdernos, a la que debemos ir al menos una vez en la vida y, si puede ser más, mejor.

Una vez que estamos en la ciudad, ciudad que posee muchos encantos y joyas que merecen visitas tranquilas y pausadas, el dilema es que ver. Hay tantas cosas que resulta difícil establecer un programa de visita sobre todo si se dispone de poco tiempo, así que es importante una buena organización y, quien sabe, repetir la visita para ver lo que antes no se pudo. Si solo disponemos de un fin de semana, el siguiente programa podría ayudarnos.

Viernes por la noche

La ciudad cobra vida de noche, aunque un lugar muy recomendable para visitar por sus encantos es el Barrio de la Alfama. Este es uno de los más típicos de Lisboa y a sus encantos en forma de casas antiguas y buenas vistas, une la música especial de Portugal: el fado.

Es este barrio a donde debemos acudir para oír cantantes en vivo entonando esa música desgarradora que es el fado y que en voces maestras llega al corazón. Alfama también es un buen sitio para tomar una copa y para cenar algo antes de la diversión.

Sábado por la mañana

El sábado por la mañana lo podemos dedicar a visitar dos de los monumentos más interesantes de la capital, como son el Castelo de Sao Jorge y la Se o Catedral.

El castillo une a su arquitectura medieval, unas impresionantes vistas de la ciudad y del estuario del río Tajo. La Catedral es una de las iglesias más antiguas de Lisboa y fue reconstruida en parte tras el terremoto de 1755, lo que ha dado lugar a la diversidad de estilos arquitectónicos que podemos encontrar en ella.

Sábado por la tarde

Después de comer en algunos de los excelentes restaurantes que tiene la ciudad, podemos aprovechar para acercarnos hasta el Parque de las Naciones, que fue el recinto donde se celebró la Expo de 1998, un gran hito de la historia moderna de Portugal. Un paseo por lo que fue la exposición se puede completar con la visita al Oceanario lisboeta.

Domingo por la mañana

Este es un buen momento para ir hasta Belem, donde se concentran tres de los monumentos más característicos de la ciudad. Allí podremos visitar la Torre de Belem, que a su excelente arquitectura une la posibilidad de buenas vistas, el Monasterio de los Jerónimos, emblema de los monumentos de Portugal, y el Monumento a los Descubrimientos, interesante obra que no debemos perdernos.

Domingo por la tarde

La tarde del domingo, que quizás sea la del hasta luego Lisboa, la podemos emplear en recorrer la Baixa, corazón de la ciudad, donde encontraremos entre otras cosas la Plaza del Comercio y la Plaza del Rossio, autenticas joyas monumentales. Un paseo por esta zona, nos permitirá tomarle el pulso a la ciudad y servirá como excelente colofón a una interesante visita a una ciudad inolvidable que acabará entrando en nuestros corazones.

Enlaces relacionados

Una propuesta de viaje a Lisboa

Mapa de localización

Comentarios

Cuentanos tu experiencia:

(requerido)

(no se publicará) (requerido)


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>